Ideal de belleza trastornos de alimentación

En la entrada del blog anterior hablamos del ideal de belleza como construcción social. 

Hoy me gustaría hablar de la relación que se establece entre este ideal de belleza y los trastornos alimentarios (TCA) específicamente de la anorexia y la bulimia. 

Voy a empezar el tema con la estadística en España de este tipo de trastorno. 

Alrededor de 400.000 personas padecen algún trastorno de la conducta alimentaria (TCA) 300.000 son chicos y chicas de entre 12 y 24 años, siendo la tercera causa de enfermedad crónica en la adolescencia, según datos de la Fundación Fita y de la Asociación española para el estudio de estos trastornos. El 90% son mujeres. 

Una de las causas de porque  hay tantas personas con trastornos alimentarios, se debe, a que en la sociedad actual se asocia una imagen estética de delgadez al éxito y a la belleza.

 No es la única causa ya que los trastornos alimentarios son trastornos multicausales.

Los desórdenes alimenticios o TCA son algo muy complejo que combinan factores biológicos, emocionales, psicológicos, interpersonales y sociales.

La anorexia y la bulimia son los más comunes entre este tipo de trastornos y los que los padecen suelen ser personas excesivamente perfeccionistas y muy autocríticos. 

El sentimiento de culpa y la angustia está siempre presente en este tipo de enfermedades.

Anorexia: Es un trastorno caracterizado por la distorsión de la imagen corporal, acompañado de un adelgazamiento extremo, que lleva al individuo a poseer un fuerte miedo en adquirir peso.

Se suelen establecer dos tipos de anorexia:

  • La anorexia de tipo restrictivo o típico se caracteriza por la pérdida de peso se produce a través de la dieta, el ayuno o el ejercicio excesivo.
  • La anorexia de tipo compulsivo o purgativo se caracteriza por la ingestión de alimentos, y una posterior provocación del vómito o la utilización de productos como laxantes, diuréticos o enemas para evitar un aumento de peso.

La bulimia, por otro lado, consiste en la falta total de control sobre la ingesta de alimentos, teniendo episodios frecuentes de atracones compulsivos, seguidos de métodos compensatorios inapropiados para evitar la subida de peso, como vómitos forzados, el excesivo uso de laxantes, ayunos o la práctica intensiva de ejercicio.
Como hemos señalado con anterioridad, existen factores personales y factores socioculturales como causa de los trastornos alimentarios.La moda entraría dentro de los aspectos socioculturales (Garfinkel y Garner).Aunque si escarbamos más en el asunto no es la moda en sí la que origina los trastornos alimentarios, sino todo el universo que gira alrededor de ésta (publicidad, acontecimientos sociales, entorno laboral, intereses económicos…) y el seguimiento consciente e inconsciente que se hace de la misma con la principal finalidad de ser aceptados socialmente. 
Pensemos que en la adolescencia se está formando esa imagen (Self) y lo importante que son los referentes en esta época. Otro factor social es la relación que se esta estableciendo con la comida, es muy común catalogar los alimentos como buenos o malos y ahí es donde nos acompaña una vez más el mercado del consumo. Hoy en día existe una nueva tendencia en el campo de la nutrición que es los llamados “superfoods” los famosos alimentos orgánicos. Internet se convierte así en una herramienta de doble filo para la generación de nutricionistas autodidactas que nos van a guiar supuestamente hacia una alimentación sana . Acá se empieza a complicar la cosa porque muchas personas se convierten en marcas, como los famosos influencer
Volviendo al tema de los trastornos de alimentación y la adolescencia, nuestros adolescentes se miran en estos influencer, ellos son su referente, su espejo donde miran, lo que se tienen que poner, que tienen que hacer  hasta  como debe ser su cuerpo para triunfar, triunfo que se mide en un linke.Así la imagen cobra una suma importancia: fotos de lugares perfectos, desayunos increíbles y mujeres de belleza insuperable.Como comentaba en el articulo anterior la belleza desdibujada o mejor dicho dibujada a pulso de photoshop. Reproduciendo una perfección que le hace un guiño a la perversidad de lo inalcanzable. 
Me resuena una  frase de la modelo británica Kate Moss: “Nothing taste as good as skinny feels” (“nada sienta tan bien como sentirse delgada”). La pronunció en una entrevista que concedió a la revista WWD Magazine en el año 2009.Es verdad que ahora, diecinueve años después, la industria del modelaje comienza a cambiar poco a poco y la diversidad de los cuerpos tiene cada vez más cabida encima de la pasarela. Eso si no tanto cómo nos gustaría.
Algunas modelos delatan esta imagen irreal de perfección y dan cuenta de cómo les ha afectado en su vida y cómo puede afectar en la vida de las demás adolescentes. Es el caso de Essena O’Neill una la modelo australiana de 19 años que abandonó Instagram para huir de la falsedad de las redes sociales. “Soy una chica que lo tenía todo, pero tenerlo todo en las redes sociales no significa absolutamente nada en la vida real (…) Todo lo que hacía estaba editado”, explica O’Neill.  Cuenta en una entrevista que su obsesión por mostrar una imagen perfecta, entendiendo esta como el prototipo de moda para conseguir más like la llevo a obsesionarse con la aprobación de los demás y a sumergirse en un estado de ansiedad que la alejo de las redes. “ las imágenes de modelos, las ponía en el fondo de mi móvil, y las usaba como un recordatorio para ser fuerte, y fuerte para mi significaba saltarme las comidas, o cenar tan poco como fuera posible”.Essena O’Neillha creado una web llamada “Let’s be game changers” (vamos a cambiar el juego) para ayudar a todas las jóvenes, que como ella, tienen la necesidad de aprobación mediante “likes”.
Muchas veces me pregunto cómo cambiar las reglas del juego y creo que lo primero es poder ver a que estamos jugando, conocer las cartas que nos dan.Hacerlo visible es el primer paso para que luego podamos volver a dar la baraja o mejor dicho a romperla. 
Los trastornos de alimentación se puede superar bajo tratamiento multidiciplinar. Se debe llevar un tratamiento psicológico individual, psiquiátrico y nutricional. También es importante trabajar con la familia, ya que se deben dar pautas para el apoyo de las terapias y son los que en verdad pueden ver el alcance de esta enfermedad, ya que como hemos dicho entes, las personas que lo sufren tiene una distorsión de la imagen que muchas veces impiden que pidan ayuda. 
Si tienes dudas sobre estos trastornos o quieres iniciar tratamiento no dudes en pedir Cita .

Lic Hebe Casarotto Bullones. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra